La enseñanza primaria, secundaria y técnica como salario indirecto