LA GRÁFICA DE LA SEMANA: TRABAJADORES DEPENDIENTES Y EN CUENTA PROPIA. EVOLUCIÓN 1998-2017.

October 17, 2017

1- La evolución del empleo acompañó las características del ciclo económico que aún hoy atravesamos, en la medida de que la fase de crecimiento se mantiene. En la fase depresiva (de caída 1998-2003), los trabajadores asalariados fueron un factor de ajuste, perdiendo más de 130 mil empleos. Ese contingente de desocupados en alguna medida se refugió en trabajos por cuenta propia, aunque no llegó a superar el 10%.

2- A partir de 2005, cuando se iniciaba la fase de crecimiento, y hasta 2011 inclusive se crearon casi 400 mil empleos, de ellos 330.000 asalariados dependientes, y 30.000 cuenta-propistas. Sin duda los importantes incrementos salariales que acompañaron a los nuevos puestos de trabajo estimularon el trabajo dependiente, aunque hubo políticas específicas y ambiente para el incremento de proyectos por cuenta propia.

3- En efecto, el empleo femenino se expande con mayor celeridad, y como podemos apreciar en la figura incrustada en la gráfica principal, las mujeres continuaron aprovechando las oportunidades del trabajo independiente. También hasta 2011 el empleo de las mujeres se expandió en casi 50 mil puestos de trabajo en cuenta propia, mientras los hombres lo abandonaban

4- Desde 2013-2014 se pierde parte del dinamismo económico que había caracterizado la fase ascendente del ciclo, y el empleo acompañó esa tendencia. El empleo asalariado se ubica de allí en adelante en registros con variaciones menores, pero manteniendo el alto registro alcanzado en los años anteriores.

5- La disminución de ofertas de trabajo es mayor para los hombres, y nuevamente el trabajo por cuenta propia comienza a ascender en importancia como fuente de empleo e ingresos, siendo a partir de 2012/13 los hombres quienes en mayor medida se vuelcan a los proyectos laborales independientes.

6- En 1997 el trabajo asalariado dependiente era el 64,8% del total de ocupados, los cuentapropistas eran el 21,7% con un resto entre empleadas domésticas y trabajadores familiares no remunerados de 9,1%. En el 2003 eran el 61,5%, 24,8% y 10,22%, mientras que en el 2017 (segundo semestre) eran el 71,6%, 23,4% y 10,2% respectivamente.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

EconomíaPolítica.uy