GRADOS DE EXPLOTACION EN AMERICA LATINA en las primeras décadas del SIGLO XXI



En lo que va del siglo XXI nuestro continente se ha iluminado de esperanza en base a las experiencias de gobiernos progresistas en varios países de América Latina y el Caribe (ALyC). Uno de los indicadores que a nuestro juicio es más revelador de tiempos de cambio refiere a la evolución de la tasa de plusvalía. Esta, es la relación entre la masa de valor apropiada en forma de plusvalía por la clase empresarial, según la denominara Marx (o plusvalor), y la masa de salarios que efectivamente reciben los trabajadores asalariados como ingreso por su esfuerzo físico y mental desplegado en el proceso productivo y comprado por el capital, o lo que el mismo autor llamó "capital variable".

Con la fuente de información principal de la CEPAL, cuando desagrega las cuentas nacionales desde el enfoque del ingreso, y la consulta, cuando fue necesario, de los institutos de estadísticas nacionales, hemos agrupado aquellos valores en dos grupos de países, los Progresistas (Grupo I) conformado por Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, Uruguay y Venezuela, y por otro lado los países donde fue hegemónico en aquellos años el enfoque neoliberal de la política económica (Grupo D) integrado por Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá y Perú, .

Como podemos apreciar claramente en la gráfica, cuando los gobiernos progresistas se hacen importantes en número y cuantía económica continental (2008), comienza un proceso de reducción de la tasa de explotación en el Grupo I, a contrapelo de una evolución en sentido inverso en el Grupo D. Los primeros distribuyeron el crecimiento hacia los verdaderos creadores de valor, los trabajadores, disminuyendo así el nivel de explotación, los segundos generando cada vez mayor desigualdad y concentración de la riqueza.

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

EconomíaPolítica.uy