Con la frente marchita… el sistema - mundo de hoy

No sabemos a dónde vamos, sino tan sólo que la historia nos ha llevado hasta este punto …. Sin embargo, una cosa está clara: si la humanidad ha de tener un futuro, no será prolongando el pasado o el presente. Si intentamos construir el tercer milenio sobre estas bases, fracasaremos. Y el precio del fracaso, esto es, la alternativa a una sociedad transformada, es la oscuridad.” Eric Hobsbawm en Historia del siglo XX

 

No se trata de “adivinar el parpadeo” como dice el tango, simplemente intentar razonar sobre la peligrosidad del hoy, de estos tiempos que al menos para aquellos que tenemos algunos años, nos retrotraen a cierto clímax de épocas de la guerra fría.

Dejamos de lado ilustraciones simplistas, como las que ponen al mundo en un subibaja de precios, o lo que es lo mismo, derivan todo de simples equilibrios naturales del mercado frustrados por acciones corporativas, que rara vez involucran al capital. Acciones corporativas que en lo fundamental parten del intervencionismo estatal, y que atacan al debilitado poder negociador sindical, u otras oposiciones políticas y sociales. Tampoco nos convence la idea de que la causal de los hechos se halle en los intríngulis de la política interna norteamericana, más allá de la influencia que ésta pueda tener en el corto y mediano plazo. Más bien al revés, pues el expansionista con rasgos físicos característico de oprimidos, Obama, o el fanático Trump, parecen obedecer por igual a los tiempos modernos.

Buscamos por tanto las razones en un revolucionario concepto de desarrollo, que lejos de “vacío” al decir de algunos, se diferencia radicalmente de los modelos idealistas (y de mantenimiento del statu quo) de crecimiento económico neoclásicos y/o keynesianos y pos keynesianos, analizando las formas históricas que ha tomado y toma el movimiento del Capital y el sistema mundial que lo envuelve.

 

(Leer Más...)

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

  • White Facebook Icon
  • White Twitter Icon

EconomíaPolítica.uy